Audiencia JEP en Ocaña
JEP
26 Abr 2022 07:15 PM

Militares reconocieron ante la JEP responsabilidad por falsos positivos en Catatumbo

Fabián
Silva Ramírez
@fabiansilva26
Dos altos mandos contaron detalles de estos hechos cometidos entre el 2007 y 2008.

En medio de la audiencia que se cumple en el municipio de Ocaña, por parte de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) en el proceso de reconocimiento de los militares en el caso de los 'falsos positivos', un mayor y un coronel reconocieron sus responsabilidades en estas muertes.

El primero en contar su versión, fue el entonces capitán y ahora mayor Juan Carlos Chaparro, quien fue en su momento comandante de compañía, oficial de operaciones, ejecutivo y segundo comandante, y comandante encargado del batallón.

“Cuando yo recibo como comandante de batallón, a mi llegan al batallón muchas víctimas y mancillé el nombre de ellos (lágrimas), inclusive con voz fuerte les decía que los familiares de ellos estaban en alguna estructura, siendo esto falso, siempre acompañando los que mis subalternos hicieron y dándole fe a ellos de lo que estaban haciendo estaba bien, de que lo que hicieron estuvo bien hecho”, sostuvo el oficial.

De otro lado, el militar reconoció que siempre revisó los documentos y se cercioró de que los mismos estuvieran bien para que las muertes reportadas parecieran fuera una realidad.

“A mí me llegan todas las revistas al batallón y lo primero que hice fue revisar la documentación de cómo estaba la documentación que había, para que todas ejecuciones extrajudiciales que se habían hecho en el batallón parecieran que fuera una realidad”, sostuvo Chaparro Chaparro.

Uno de los momentos cruciales de su declaración se da cuando el exoficial cuenta que durante largas jornadas dedicaron gran parte del tiempo a alterar documentación de estos casos.

“Trasnochamos haciendo documentación, cambiando documentación, borrando inclusive documentación, y siempre después de que yo todo estaba mancillando el nombre de sus familiares, tildándolos de lo que realmente no eran, porque las personas que llegaban al batallón eran personas de bien, campesinos”, sostuvo.

El militar se sintió arrepentido por lo que permitió, según él, por no denunciar en su momento lo que estaba ocurriendo.

Otra de las personas que compareció en la tarde de este martes, fue el entonces teniente coronel y después coronel del Ejército Rubén Darío Castro Gómez, quien fue miembro del Estado Mayor de la Brigada Móvil 15 y quien reconoció existía al interior de la misma un grupo dedicada incrementar resultados operacionales.

“Vengo a reconocer que siendo jefe de Estado Mayor de la Brigada Móvil existía una banda criminal al interior de la Brigada, de la cual tuve conocimiento, la cual no denuncié, ni investigué, la cual fue creada con el único fin de incrementar el resultado, de los resultados operacionales, con una exigencia que no era sino la de bajas en combates a como fuera lugar”, sostuvo.

Pero, una de las acusaciones más graves dadas a conocer por el excoronel de las Fuerzas Militares, es que esto hacía parte de la política de sus superiores.

“Esto de acuerdo a las políticas del comandante del Ejército, la exigencia siempre fue repetitiva y en los diferentes escalones del mando. Durante el año 2008, siendo comandante de la Brigada Móvil esta banda criminal se mantuvo porque continúe con la exigencia de pedir resultados operacionales a como diera lugar, y siempre representados en bajas en combate, porque de esta forma era calificado por el comando de la Segunda División y el comando del Ejército”, sostuvo.

Las audiencias continúan y seguirán saliendo muchas verdades que eran reclamadas por parte de las víctimas, aunque algunas otras manifiestan que la verdad no ha sido contada del todo y se está encubriendo a algunas personas.

Fuente
Sistema Integrado de Información