EMMANUELARANGO.jpg
Emmanuel Arango - Imagen de archivo
7 Abr 2017 07:30 AM

¡JUEZ! tarjeta roja para Santos

Alerta
Tolima
@AlertaTolima

En las democracias actuales el soberano que es el mismo pueblo, sin lugar a dudas es el juez que ha decidido entregar en las tres ramas del poder público su poder para que lo representen, es así como el gran poder del soberano se distribuyó en la rama ejecutiva, legislativa y la judicial.

Por otro lado, los representantes de cada una de las ramas del poder público están encarnados por el Presidente, los miembros del congreso y magistrados de las altas cortes, estos servidores públicos tienen diferentes formas de ser elegidos pero siempre jurando proteger y cumplir la constitución y las leyes, como garantía de tranquilidad que dan al pueblo que al tomar posesión de los cargos no defraudaran la confianza y el poder depositado en ellos, razón por la cual en acto solemne se impone como superior a ellos la Constitución.

Sin embargo, hay que decir que vivimos tiempos oscuros en donde el poder que entregó voluntariamente el hombre a sus representantes en las tres ramas del poder, se ha visto violentado, agredido y ultrajado; porque la Constitución empezó a ser tratada como norma inferior al poder que ostentan y como instrumento para poder extralimitarse en poderes no concedidos por los ciudadanos, aprovechando la concentración de poder y los acuerdos económico-políticos entre las personas que ocupan estas posiciones de confianza y que hoy defraudan.

Como ejemplo tenemos que la corte avaló el procedimiento para modificar la constitución en debates abreviados como si se tratara de cualquier norma ordinaria y no la norma de normas como lo es la constitución, esta falta de respeto por la carta política que contiene la estabilidad de un país ha sido dolosamente diseñado, pero lo más grave es que la ciudadanía  en un intento de llamar al orden a sus delegatarios del poder mediante voto popular se pronunció con un contundente NO el 2 de octubre que impedía el nacimiento del procedimiento Fast Track, pero quienes tienen un poder aparente han decidió desobedecer sin ningún sonrojo la orden del soberano alzándose en desobediencia, acabando la institucionalidad y la confianza depositada.

Si lo anterior sucede en la rama judicial, hay que decir que en la rama ejecutiva el señor Juan Manuel Santos ha hecho gala de poderes que no le pertenecen, que son transitorios, porque el único dueño del poder vitalicio es el pueblo y en extralimitación de ese poder ha decidido hacer lo que ha querido, a pesar que sus actuaciones lo descalifican con un 87% de desfavorabilidad, a pesar de estar en mora de renunciar en cumplimiento del artículo 109 de la Constitución.

En la rama legislativa las mayorías se organizaron para tomar decisiones con tinte de democracia, pero con el dolo de pisotear al soberano lo que ha llevado al disgusto del pueblo que confió en cada uno de ellos el deber de hacer control político y hacer modificaciones que favorecieran a todos, pero sucedió lo contrario, actuaron subiendo impuestos a los menos favorecidos, aceptando ser simple observadores de los acuerdos a los que no podían hacer ninguna modificación sin la venia de quien deben supervisar, aceptando ser pisoteados pero ejerciendo la bota para aplastar a quien confió en ellos el destino de la patria, siendo débiles en el cumplimiento de sus obligaciones y fuertes a la hora de deshonrar en quienes les confiaron el equilibrio de poderes; se volvió habitual esconder las decisiones que afectan a todos entre los muchos congresistas creyendo pasar desapercibidos para luego presentarse como la renovación y el cambio en elecciones, que acto tan vil de engaño, que mal que la astucia se use como cobardes y no como héroes.

En Colombia el soberano pacifico, el juez que todo lo ve y espera juzgar, ha tratado de corregir el error de Santos, para ello gritaron al unísono No el 2 de octubre de 2016 en el plebiscito, es el tiempo de la acción después de un largo periodo de reflexión, en donde el juez natural debe sacar tarjeta roja a quienes se extralimitaron en el ejercicio de funciones o abusaron de la confianza depositada.

Es evidente que el iniciador de la desobediencia al mandato popular fue Santos, por eso señor juez sáquele tarjeta roja para que continúe este país por las vías de la democracia y se restablezca el equilibrio de poderes, que el 2018 sea la fecha del veredicto.