Laura-Castro.jpg
Laura Inés Castro - imagen de archivo
15 Mar 2017 07:23 AM

ENTRE EL DIOS Y EL REY PODEROSO

Alerta
Tolima
@AlertaTolima

Haciendo un símil del significado de los nombres de Emmanuel que se deriva del hebreo emmanu-El “Dios está con nosotros” y Ricardo de origen germano “Rey poderoso, resulta oportuno reflexionar sobre estos dos protagonistas de la vida política local, el primero con menos kilometraje y el segundo con varias campañas aprendidas. Ambos sin cristalizar sus objetivos burocráticos.

Emmanuel Arango, como el candidato del Uribismo disciplinado después de ganar la consulta interna del partido, presentó su nombre a la Alcaldía de Ibagué, donde finalmente resultó elegido Guillermo Alfonso Jaramillo. Los que saben de estrategias y cálculos políticos, aseguraron que Emmanuel con casi 14 mil votos era otro ganador. Si, esa es la semilla que él sembró y cultiva con protagonismo y exhibición mediática.

Ricardo Alfonso Ferro, logró más de 51 mil votos, seis mil menos que en su primera campaña, en una candidatura mediante firmas por el movimiento Firmes por Ibagué, fue su segunda derrota en el intento de convertirse en el primer mandatario de los ibaguereños.

Cuando el jefe del Centro Democrático, Álvaro Uribe pidió en su momento a los dos candidatos diálogo y concertación para que uno sólo se presentará a las elecciones del 25 de octubre de 2015, ninguno de los dos declinó en sus aspiraciones políticas y cada uno se acomodó en su carril de competencia. Resultó difícil convencer a un Dios y tampoco el rey cedió.

A menos de tres años de iniciar otra contienda electoral, Emmanuel Arango y Ricardo Ferro, mantienen intacta la intención  de llegar a manejar los destinos de la ciudad, el segundo considerando tener un derecho supremo por los votos de las anteriores campañas y el primero con convicción “mesiánica” de que él es el líder que necesitamos para ver la transformación de Ibagué,  con el agravante de que no se están preparando para tal propósito y  el tiempo se les va en una oposición poco estructurada, en la crítica y los comentarios, sin que estén interesados en el estudio juicioso y la investigación sería de ciudad.

Tampoco se están actualizando académica o profesionalmente, para ejercer la gerencia de Ibagué con todos los problemas y en todos los matices. Increíble pero el Marketing y el Mercadeo, están presentes a la hora de conocer las prácticas de los mejores alcaldes del país.

En las grandes compañías, a la hora de presentar entrevista para un cargo, existe una pregunta obligada: ¿cuáles han sido sus logros personales o profesionales de los últimos cinco años de su vida? Esta es una manera de explorar las competencias que exhibe el aspirante.

Interesante saber qué logros y méritos tienen Emmanuel Arango y Ricardo Ferro, para decirles a los ibaguereños que están preparados para ejercer la administración y la gerencia de una ciudad que lleva muchos años de manera alterna, en manos de ineptos, corruptos e inescrupulosos, que la tienen hoy sumida en un atraso social, económico y cultural de por lo menos 50 años.

Se podría pensar que los candidatos de hoy están en una liviandad preocupante, porque se están conformando con el registro de los medios y la exhibición en redes sociales, pero no están haciendo una tarea juiciosa que demuestre trabajo, estudio, investigación y preparación.

Esa tendencia en el mediano y largo plazo, dejará ver que seguiremos eligiendo ineptos e ídolos de redes sociales, sin peso específico y carácter para decidir, gobernar y gerenciar. Corrupción no es solo apropiarse de los dineros del Estado, también lo son la mediocridad e indiferencia con la que se administre.

Punto Final.- en la catedral de Ibagué llueve más adentro que afuera, urge la reparación de sus techos.