lluvia-810x526.jpg
31 Mar 2019 11:59 AM

IDEAM pronostica que abril llegará cargado de agua en la mayor parte del país a pesar del niño.

Alerta
Tolima
@AlertaTolima

A tres semanas de que se viva en el país la celebración de Semana Santa, tiempo de reflexión para algunos y de vacaciones para otros, el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam), pronostica que esta época del año puede estar pasada por agua ante el cruce de la temporada de lluvias con el fenómeno de El Niño.

Árboles caídos, tormenta eléctrica, fuertes vientos, deslizamientos de tierra y hasta afectaciones a techos de viviendas son algunas de las muestras que ha dado el inicio de la primera temporada de lluvias en el festivo de “San José”, sorprendiendo con el paso de un sol inminente a un fuerte aguacero en ciudades como Bogotá, Medellín, Cali y Manizales.

Le sugerimos leer: Lluvias se extenderán hasta mediados de junio

La directora del Ideam, Yolanda González Hernández, que, aunque el fenómeno de El Niño sigue en consolidación, “no nos inhibe la temporada de lluvias. Ya comenzó la primera temporada que va hasta mediados de junio, siendo abril y mayo los meses más lluviosos”.

Santander, Norte de Santander, Antioquia, Caldas, Risaralda, Tolima, Huila y Cundinamarca son los departamentos que actualmente cuentan con un especial monitoreo, debido a que las lluvias podrían tornarse más fuertes en estas zonas del país, considerando que cuando hay fenómeno de El Niño normalmente llueve más en el Pacífico colombiano.

Le sugerimos leer: En el norte del Tolima también se celebró el día del agua

“Estamos esperando tener más datos para poder confirmar el pronóstico de Semana Santa, pero hemos tenido un fenómeno de El Niño menor a lo que esperábamos, con una fuerte sequía en sus inicios pero que se ha camuflado con la llegada de la temporada de lluvias”, dijo la directora del Ideam.

En cuanto al agro, la directora del Ideam resaltó que esta temporada de lluvias será de “buen” provecho para los agricultores, ya que podrán regar la tierra que ha estado sometida a choques externos, principalmente en cultivos como la palma, el café, el banano y las flores.

Fuente: COLPRENSA / AgroNegocios / La República.