Javier Ordoñez, hombre muerto en medio de abuso policial en Bogotá
Javier Ordoñez murió en medio de abuso policial en Bogotá.
Cortesía
21 Sep 2020 06:59 PM

Juez reconoció que Javier Ordóñez fue víctima de tratos crueles e inhumanos que le causaron intenso dolor

Jenny
Rocio Angarita
@jennyr2207
Dijo que los patrulleros son un peligro para la sociedad y para las víctimas

La juez 29 Penal Municipal con Función de Control de Garantías describió en medio de la audiencia en la que impuso la medida de aseguramiento con detención preventiva de la libertad contra los patrulleros, Harvey Rodríguez y Juan Camilo Lloreda Cubillos; que la inspección técnica del cadáver que se efectuó sobre las 3:30 de la madrugada del pasado 9 de septiembre, evidenció los fuertes golpes que recibió Javier Ordóñez,  durante una hora y 40 minutos.

“Se encontraron en varias partes del cuerpo, escoriaciones o sea lesiones en la piel, que se producen por la roce continúo de algo, abrasiones (lesiones causadas por traumatismos), laceraciones, heridas en tejidos blandos, hematomas; tenía signos de violencia según anotan los policías judiciales”, dijo. 

En ese sentido señaló que la Fiscalía imputó los delitos de homicidio agravado y tortura agravada a los procesados. 

 

“Precisamente les imputan la tortura por esos tratos crueles e inhumanos que no eran necesarios, una vez que ya tenían reducido a Javier Humberto mientras que, un policía le tenía oprimida la cabeza y el cuello, el otro estaba con el taser, que produce la contracción de los músculos que impide que la persona se mueva, o sea lo tenían inmovilizado”.

Según dijo la juez los testimonios de Wilder Salazar, amigo de la víctima y dos guardas de seguridad que se encontraban en el momento en el que, estaba siendo agredido Ordóñez fueron similares, por lo que se presume su veracidad.

“Después de que el señor estaba esposado de manos y pies, lo pusieron en posición fetal, estaba reducido (...) ¿por qué, le seguían pegando? cuando el gritaba que le dolía mucho que, por favor ya no más; a todas luces estos son tratos crueles e inhumanos, que le causaron intenso dolor (…)”.

También señaló que, con base en el dictamen del Instituto Nacional de Medicina Legal sobre la necropsia, la Fiscalía General sustentó que, existe inferencia razonable es decir que los patrulleros Rodríguez y Lloreda, pueden tener responsabilidad en la muerte de Javier Ordóñez.

Otro de los aspectos que consideró la juez, fue el temor que manifestó Wilder Salazar (amigo de la víctima), frente a las amenazas que recibió luego de lo ocurrido a través de una denuncia.

“Siente miedo, tiene temor, se siente amenazado porque los policías le dijeron que ya tenían los datos, siente que su vida corre peligro y los responsabiliza de lo que le pueda pasar (...), así lo dijo en esa declaración jurada que da el 13 de septiembre”, expresó.

En ese sentido agregó que, “lo que narra Wilder es un desborde del poder que tiene un servidor de la Policía, que lo que tiene es que cuidar a los ciudadanos, que creen que ellos los cuidan (…), al parecer el procedimiento es totalmente adverso al debido proceso, por eso la juez y el Fiscal consideran que se puede inferir que posiblemente, la libertad de estos ciudadanos, ponga en peligro a Wilder”.

La juez 29 Penal Municipal con Función de Control de Garantías aseguró también que, los derechos de Javier Ordóñez, fueron vulnerados al haber sido torturado.

“Son dos policías encima de un ciudadano que ya, está reducido, que ya no podía ni  respirar, que no se podía mover, que pide que ya no le hagan nada más (…), – Wilder dice: que estaba inmóvil – y lo trataron con el menor respeto de la dignidad humana”.   

Fuente
Sistema Integrado de Información