16 Jun 2017 07:08 AM

Audiencia de Acusación contra padrinos de Sarita revela detalles que causan escalofríos

Alerta
Tolima
@AlertaTolima

En audiencia realizada ante el Juzgado Primero Penal Especializado de Ibagué, la Fiscalía Quinta Especializada dio lectura al escrito de acusación en contra de Edilberto Rojas Torres y Ángela Johana Guerra Urueña, señalados de haber torturado y abusado de la pequeña Sara Ayolina Salazar, de tan solo 3 años de edad en el municipio de Armero Guayabal, caso que causó indignación en el país.

Leer También: Indignación: Murió en Ibagué Sarita, la niña de 3 años torturada y violada

De manera cronológica, el ente acusador dio a conocer los hechos que llevaron a que esta pequeña falleciera el pasado 22 de abril en el hospital Federico Lleras Acosta de Ibagué, revelando que la menor nació en La Dorada (Caldas), el 30 de junio del 2013, hija de Ruth Salazar quien en vista de no contar con los recursos dejó la niña por voluntad propia al cuidado de Ángela y Edilberto.

El 21 de febrero del 2016 Sarita fue bautizada en Armero Guayabal siendo los padrinos los hoy acusados, mismo mes en el que la menor ingresó al Jardín Infantil De Mis Sueños; para el 4 de marzo del mismo año la Comisaría de Familia le otorgó a la pareja la custodia solidaria de la menor con el propósito de garantizarle el derecho a una familia, teniendo en cuenta el interés de ellos para asumir con responsabilidad los derechos y el bienestar de este angelito.

Leer También: “Pedimos desde Ibagué cadena perpetua para violadores y asesinos de niños”: Johana Jiménez

Para el 4 de abril del año anterior la familia conformada además por otros tres menores de 15, 11 y 14 años de edad, fueron visitados por la Trabajadora Social de la Comisaría de Familia, donde constataron que la menor se había adaptado bien al hogar y estaba alegre, en buenas condiciones higiénicas y sin lesiones que mostraran maltrato, estableciendo que cumplían con sus deberes.

Leer También: Secretaría de Salud del Tolima hará seguimiento al crimen de “Sarita”

Sobre la tortura

Entre el 22 de mayo del 2016 y el 21 de abril del 2017 en la finca El Limonar, vereda La Joya, de Armero Guayabal, la pareja abandonó el deber de velar por los derechos de la pequeña de tres años, le infligieron y permitieron que le ocasionaran daños graves físicos y psíquicos, como maltrato físico crónico y recurrente, violando su derecho a la salud, encerrándola en un lugar oscuro y sin ventilación.

Leer También: Violaron y torturaron a una niña de tres años. El caso se conoció en Ibagué

Continuó la Fiscalía relatando que tampoco le suministraron alimentación adecuada generando desnutrición, violando además su derecho a la educación, retirándola del jardín infantil, justificando que la castigaban por actos que ella cometía como no hacer caso y no controlar esfínteres, discriminándola también y dándole un trato excluyente por su real identidad y diferencia con los otros miembros de la familia.

Leer También: Repudio e indignación por tortura, abuso y asesinato de Sarita: Consejo Departamental de Mujeres

Para el 22 de mayo del 2016, la menor Sara Salazar fue internada en el hospital de Armero, donde su madrina manifestó que la niña había ido picada por una avispa en el rostro y le aplicó vinagre con hielo, presentando la menor una hinchazón con hendidura y además dolor agudo en el cuello, además de anemia severa.

Leer También: Crimen de “Sarita”, infame y atroz: Cristina Plazas directora general ICBF

Por la gravedad de su salud, el 25 de mayo de ese año fue remitida al hospital regional del Líbano, donde evidenciaron maltrato físico infantil, tales como ablaciones en diferentes partes de su cuerpo, heridas en cuero cabelludo, pérdida moderada de cabello, cicatrices en abdomen, descamación de tejido en la cara por quemaduras y desnutrición, así como poca comunicación, pocas emociones y rechazo a cualquier manifestación de cariño.

Leer También: La Fiscalía General de la Nación acaba de ordenar la captura de padrinos de Sarita

El 1 de junio fue dada de alta y se puso en conocimiento de la Comisaría de Familia de Armero lo hallado, quien asumió el proceso de verificación de los derechos de la menor; encontrando que para el 28 de septiembre Sarita regresó al jardín con un hematoma en la mejilla, asegurando de nuevo su madrina que era por la picadura de una avispa.

Leer También: En el crimen de “Sarita” hubo negligencia de la comisaría de Familia: Ricardo Orozco

Una fundación para el 28 de septiembre les hizo una visita y observaron que la menor de 3 años tenía lastimada su nariz, argumentando la acusada que era inquieta con los granos y estaba siendo tratada por médico particular, sin presentar una fórmula médica, hecho en el cual la menor perdió el tabique nasal, conociéndose además que la madrina retiró en diciembre a la niña del jardín porque no estaba interesada en el cupo.

Leer También: Sarita venía siendo abusada desde el año pasado y nadie hizo nada

Sobre el homicidio y el acceso carnal violento

El 21 de abril Edilberto Rojas salió a trabajar y quedaron en la casa Ángela, sus tres hijos y Sara Salazar, día en el que la niña fue llevada por su madrina al hospital de Armero, manifestando el médico de turno que la recibió en malas condiciones de salud por una aparente caída de la cama.

Leer También: Red de Mujeres del Tolima rechaza asesinato de Sarita y pide justicia

Ese día la menor fue llevada con prendas de vestir excesivas, sucias y al retirarlas presentaba signos evidentes de desnutrición, maltrato físico, posible abuso sexual y malas condiciones higiénicas, siendo trasladada al hospital Federico Lleras Acosta, falleciendo el 22 de abril en horas de la tarde.

Leer También: La versión de la madre sustituta de la fallecida Sarita no cuadra

La necropsia le permitió a la Fiscalía establecer que la niña falleció por un trauma encefálico severo secundario al trauma contundente y biodinámico (zarandeo), siendo parte además el maltrato infantil agudo y crónica, padeciendo muerte violenta.

Leer También: Muerte de Sarita por múltiples traumas antiguos y recientes: Medicina Legal

La pequeña Sarita según el dictamen sufrió amputación en algunos de sus dedos, signos de abuso sexual antiguos y recientes, recurrentes lesiones traumáticas, descuido en salud, desnutrición y trauma dental.

Leer También: Sarita en el 2016 estuvo hospitalizada por anemia y posible infarto: Secretaría de Salud

Sobre el allanamiento a la vivienda, las autoridades encontraron sangre humana en el piso de la habitación de la menor, al lado de la cama, sobre el colchón, en el piso de la habitación de los padrinos, al borde de la cama, sobre el colchón, en la pared del baño y en la ropa interior de la pequeña.

Leer También: Fiscalía cuenta con evidencia técnico-científica para esclarecer crimen de Sarita Salazar

Luego de dar lectura al documento, el despacho judicial determinó que la audiencia preparatoria de juicio oral contra Edilberto Rojas investigado por el delito de tortura agravada y Ángela Guerra señalada de ser la autora de los delitos de homicidio agravado, acceso carnal violento agravado y tortura agravada, se realizará el 15 de julio a las 10:00 am.

Le puede interesar: