sin-titulo-66.png
Fotos suministradas
22 Mayo 2019 09:58 AM

Policía lidera campañas de prevención al consumo de estupefacientes en niños ibaguereños

Alerta
Tolima
@AlertaTolima

El consumo de sustancias psicoactivas en niños, niñas y adolescentes es una problemática que está afectando directamente a los jóvenes ibaguereños, razón por la cual las autoridades, en especial la policía Metropolitana de Ibagué, ha decidido emprender una lucha frontal en contra de los expendios de alucinógenos que atacan la salud mental y social de los más pequeños.

Sin embargo, estas acciones policiales que, si bien son de importante relevancia para la erradicación del consumo de alucinógenos, se complementan gracias a un componente educativo y social en el cual los uniformados también trabajan y es el de educar y concientizar a los jóvenes sobre los peligros del uso de sustancias estupefacientes.

Le sugerimos leer:  54 personas fueron capturadas en Ibagué el tercer fin de semana de Mayo

Estas actividades con estudiantes de básica primaria y básica secundaria plantea atacar el problema antes de que se presenten los episodios de consumo, poniendo en conocimiento de los menores todas las consecuencias que trae usar estas drogas, que por presión social o por curiosidad muchos niños se inician en el consumo de estas sustancias ilegales, creándose en muchas ocasiones adicciones que son muy difíciles de superar y las cuales afectan el rendimiento escolar, las relaciones interpersonales con familiares y amigos y desde luego deteriora la integridad física del que consume dichos narcóticos.

La última jornada de sensibilización adelantada por la METIB se realizó con las niñas de los grados cuarto y quinto de la Institución Educativa Ex Alumnas De La Presentación.

Le sugerimos leer:   Ninguna motocicleta fue inmovilizada durante restricción nocturna de parrillero el fin de semana

Allí los uniformados compartieron con 6 grupos de jóvenes estudiantes un espacio en el cual se les brindó las herramientas pertinentes enfocadas a la prevención del consumo de sustancias alucinógenas y también dando las pautas para resolver los conflictos mediante el diálogo y no usando la agresión física y verbal como medio de solución de desacuerdos.