La abuela pretende terminar el bachillerato
Cortesía: Familiares Minerva Fonseca
10 Dic 2020 12:36 PM

¡Sí se puede! Abuela de 88 años se graduó de primaria en La Paz

Estefany María
Rodríguez Flórez
@rfperiodista
La mujer, madre de 15 hijos, aprendió a leer, escribir y a hacer operaciones básicas en matemáticas.

Para doña Minerva Graciela Fonseca, estudiar a los 88 años, ha sido la hazaña más grande de su vida. Nunca olvidó los pendientes de su juventud, por eso decidió que aún, en plena pandemia, iba a graduarse de primaria.

Profesores del programa de alfabetización de la Institución Educativa San José en La Paz Cesar, asumieron el aprendizaje de la alumna con más años del curso, que se convirtió en la compañera más consentida por todos.

“La señora Minerva no sabía escribir una sola palabra, y de verdad fue un reto muy especial contar con su presencia, su sabiduría y ganas, es lo que necesitamos encontrar en tantas personas, que piensan que es tarde para aprender”, dijo Wilmer Galindo, rector del Colegio.

La motivación de la abuela para llegar por primera vez a un salón de clases fueron sus hijos, muchos de ellos dedicados a la docencia y a quienes les encantó la idea de matricularla en primer grado.

“Nosotros somos de una familia de docentes, incluso mi mamá trabaja en el colegio donde mi abuela se graduó, la admiramos tanto y todos la apoyamos en las tareas, ella está feliz, ahora podrá escribir sus rimas y poemas que tanto declamó”, señaló Liliana Fonseca, nieta de Minerva.

Cabe destacar que, aunque doña Minerva inició las clases presenciales, como a todos los estudiantes le tocó adaptarse a la virtualidad; sin embargo, para hacer su aprendizaje más fácil tuvo profesores a domicilio con todos los protocolos de bioseguridad.  

Pero esta bonita historia de superación no termina aquí. Doña Minerva espera continuar sus estudios de bachillerato, por eso pide a Dios mucha salud, para que sus 15 hijos, 50 nietos, 30 bisnietos y tres tataranietos, disfruten el nuevo título que espera cursar en 2021.

Lo único desalentador para la abuela Minerva, fue que su esposo, quien vivió junto a ella sus ganas de estudiar, murió en los últimos días, no pudo tomarse la foto con el diploma y su compañero de vida quien tanto la motivó.

Fuente
Sistema Integrado de Información