Hillary, chica trans venezolana que murió en Ibagué
Hillary, chica trans venezolana que murió en Ibagué
Tomada de Redes Sociales
7 Jul 2020 12:18 PM

La historia detrás de la chica trans venezolana que murió en Ibagué luego de una intervención estética

Así fueron los últimos días de Hillary, quien a sus 18 años solo quería verse más linda, más femenina.

Al hospital Federico Lleras Acosta llegó el cuerpo sin vida de una joven trans venezolana, sus amigas, en medio de las lágrimas y el dolor, le contaron a las autoridades que Hillary hacía pocos días se había mandado a inyectar los glúteos, y desde entonces su salud se había complicado, pero nunca pensaron que su vida se iba a ir como agua entre sus manos por culpa de este procedimiento.

Leer: Cárcel a patrullero de la METIB por extorsión contra la alcaldesa de Falan y su secretario de Gobierno

Hillary, de tan solo 18 años llevaba pocos meses en Ibagué, había llegado antes de que se declarara la emergencia del COVID-19 y planeaba estar solo de paso por la ciudad musical, sin embargo, por cuenta del aislamiento tuvo que quedarse en la capital del Tolima, soportando todos los atropellos de los cuales son víctimas los miembros de la comunidad trans. 

Para empezar, la corrieron del hostal donde vivía, quedando a la deriva, fue ahí cuando se fue a vivir con su amiga Alejandra, otra mujer trans venezolana que había conocido en medio de las largas jornadas nocturnas de trabajo en las frías calles ibaguereñas donde ambas ejercían la profesión más antigua del mundo. 

Con Alejandra y Hillary vivían con otras mujeres de esta comunidad, algunas dedicadas a vender su cuerpo, otras a vender tintos en la plaza de la 21, pero entre todas se colaboraban para vivir lo mejor posible en medio de la pandemia

También: Cayó otro de los más buscados en Ibagué, lo solicitaban por homicidio

Para los últimos días del mes de junio Hillary le comentó a Alejandra que había hecho contacto con una amiga que venía de Bogotá y que le iba a aplicar una sustancia en sus nalgas, a lo que Alejandra le dijo que lo pensara bien, que eso era peligroso, más aún cuando ella tomaba una hormona que la ayudaba en su tránsito a mujer. 

Pero Hillary tenía un sueño, verse más bonita, más femenina, así que luego de trabajar y juntar una buena cantidad de dinero, le envió a su mamá en Venezuela un regalo de cumpleaños que quería darle, y con ilusión decidió practicarse esta intervención. 

Alejandra le contó a Alerta Tolima de las Noticias Populares de la Cariñosa que al día de hoy ella no sabe quién fue la que operó a su amiga, solo recuerda que el pasado lunes festivo salió temprano en la mañana y regresó a eso de las tres de la tarde feliz con su nuevo cuerpo. 

Además: Choque múltiple en la vía Ibagué – Espinal cobró la vida de un motociclista esta madrugada

Todas sus amigas la felicitaron y compartieron la dicha de su cambio, sin embargo, la alegría les duraría poco, puesto que algunos días después Hillary empezó a sentirse mal. 

Y es que Alejandra sabía que había muchas inconsistencias en esa operación de Hillary, puesto que la intervención se realizó en pocas horas y no hubo proceso de hospitalización, tampoco le dieron algún fármaco para tratar el dolor, tampoco se hizo un seguimiento médico para ver como evolucionaba la paciente, solo le aplicaron dos inyecciones en las nalgas y le dijeron que se vendara la cola y el abdomen para que el líquido no se regara a otras partes de su cuerpo y se fijara en los glúteos. 

Lo que siguió después solo se puede describir como una auténtica pesadilla, el dolor, la fiebre y el malestar general de Hillary se hacía cada vez más insoportable, pero ella insistía en que se sentía bien, sin embargo, el pasado domingo su situación se agravó, siendo evidente para sus compañeras que tenían que llevarla a un hospital. 

Ese día Alejandra no estaba, se encontraba en la 18 con 2da trabajando, no obstante, las otras compañeras atendieron a Hillary y se la llevaron en un taxi con destino al hospital más cercano.

De su interés: Nueve personas fueron capturadas en las últimas horas en Ibagué

Por un momento el grupo que acompañaba a Hilarry vio brillar la luz de la esperanza al notar que su amiga parecía ponerse mejor, pero esto solo fue la calma antes de la tormenta, un par de minutos después el cuerpo de la joven venezolana colapsó y no pudo controlar sus esfínteres, empezando a vomitar sangre. 

Cuando llegaron al hospital Federico Lleras Acosta ya era demasiado tarde, Hillary había muerto y ya nada se podía hacer, su cuerpo pasó a estar bajo custodia de la fiscalía. 

Por ahora, mientras Alejandra y sus amigas lloran la muerte de Hillary, una familiar de esta joven venezolana viaja con destino a Ibagué para encargarse de las honras fúnebres.

Entre tanto, toda la comunidad LGBTI le exige a las autoridades de salud municipal y departamental y a la Fiscalía General de la Nación ir hasta las últimas consecuencias en este caso y dar con el paradero de la supuesta amiga que le inyectó la sustancia desconocida a Hillary, para que sobre ella recaiga todo el peso de la ley y este tipo de tragedias no vuelvan a suceder.