IMG_20181004_073007.jpg
4 Oct 2018 07:38 AM

Hombre fue condenado a 31 años de prisión por el secuestro dos niños

Alerta
Tolima
@AlertaTolima

Ante el Juzgado Segundo Penal con Función de Conocimiento radicó la condena contra Oscar Hernán Vázquez Méndez, quien fue señalado por el delito de secuestro extorsivo agravado en concurso homogéneo y sucesivo.

HECHOS

Los hechos ocurrieron el 19 de diciembre 2014 cuando Vázquez Méndez en conjunto con Alexander Calderón, ingresaron a un establecimiento comercial en la Vereda los Andes zona rural del municipio de Rovira, ingresaron con armas de fuego e intimidaron a los familiares que se encontraban en el lugar, donde los amordazaron y les exigieron una suma de dinero, pero al no encontrar una respuesta por parte de los adultos procedieron a secuestrar a los menores de 8 y 10 años de edad.

Noticia Relacionada: Le imputaron cargos por secuestrar dos niños en zona rural de Rovira

Los dos secuestradores se llevaron los niños en una camioneta marca Chevrolet, pero varios kilómetros más adelante fueron interceptados por un control de la Policía quienes no conocían lo ocurrido, pero al notar a los niños nerviosos los uniformados procedieron con la requisa en donde a Vazquez Méndez se le incautó un arma de fuego tipo revólver calibre 38, el cual fue capturado en ese momento y luego se estableció su responsabilidad en el secuestro.

Le sugerimos leer: Autoridades encontraron esta mañana el cuerpo de un joven desaparecido desde el pasado sábado

CONDENA

El juzgado Segundo Penal con Función de Conocimiento estableció dar una pena de 31 años y 6 meses más una multa de 32.000 salarios mínimos legales vigentes a Óscar Hernán Vázquez, en el cual con base en las investigaciones se logró establecer que el delincuente junto con su cómplice pretendían hurtar varios millones de pesos a la familia.

Le sugerimos leer: Delincuentes cometieron millonario hurto en dos compraventas de café

Cuando secuestraron a los dos menores de edad, Hernán Vázquez les preguntaba a los niños sobre la supuesta caleta de dinero que tendrían sus padres amenazándolos con cortarles la lengua o asesinar a sus padres si no les decían. De esta manera, gracias a interceptaciones de llamada se logró establecer la culpa del sentenciado.