imagen-2.jpg
5 Sep 2018 08:24 AM

Como en el Predialazo, Jaramillo trata de frenar el Plantón atacando a medios, empresarios, políticos y líderes de acueductos

Alerta
Tolima
@AlertaTolima

Como ocurrió horas previas al Cacerolazo del 8 de febrero de este año, el alcalde Jaramillo trató de desactivar el Plantón de mañana jueves a las 6 de la mañana en Boquerón atacando a diestra y siniestra.

Además de sus fantasmas habituales como ‘El Socio’ Eduardo Restrepo, empresarios a los que se refirió como ‘Micas Peinadas’, a los medios de comunicación y políticos de otras administraciones, esta vez, en la pelea del AGUA POTABLE YA de los barrios del Sur incluyó a nuevos actores a los que metió en el cada vez más grande costal de sus enemigos.

Le sugerimos leer:   “Agua potable ya” piden al Ibal habitantes del barrio La Isla

Por ejemplo, sin dar su nombre, se refirió de entrada anoche en la lánguida reunión del Colegio Ciudad de Ibagué al político Pompilio Avendaño y su socio el empresario Germán Charry, diciendo que controlan el acueducto de Mariquita con resultados que van en contra de los intereses de la ciudadanía aumentando las tarifas y no dejándole nada a ese municipio.

Le sugerimos leer:  Habitantes del barrio Jazmín piden al Ibal “Agua Potable ya”

Atacó Jaramillo de nuevo al empresario Henry Escobar y algunos de sus proyectos urbanísticos. Dijo que va a destruir un tanque de agua que supuestamente beneficia a una de sus construcciones y reiteró sus lancetazos contra los medios de comunicación.

Le sugerimos leer:  Los Barrios la Unión y Miramar Piden “Agua Potable YA” al IBAL

Jaramillo enfiló baterías contra los líderes de los barrios del sur que organizan el Plantón y el movimiento que pide el AGUA YA, diciendo que tienen intereses políticos y que tienen malos manejos de los acueductos comunitarios. Agregó que ninguno de los acueductos comunales cumple con la Ley, dejando ver el interés de intervenirlos.

Le sugerimos leer:  “Agua Potable ya” llamado que hacen los habitantes de AcuaBoqueron

Paradójicamente las críticas de Jaramillo llovieron contra las anteriores administraciones, y las antiguas gerencias del IBAL, olvidando que la persona que tenía al lado, Alberto Girón, desde hace más de 10 años viene controlando y ejerciendo influencia en la empresa de acueducto desde antes de la gerencia que ocupó en el gobierno de Chucho Botero.