¿Ha tenido sueños eróticos? Así puede interpretarlos
¿Ha tenido sueños eróticos? Así puede interpretarlos
Ingimage
30 Mar 2022 09:17 PM

Mujer acepta que su marido se prostituya con el fin de pagar las cuentas

Juan Camilo
Franco Perdomo
@JuanCamFranco
Lo único que tiene prohibido este hombre es besar a alguna clienta.

Un caso curioso fue publicado por el diario The Sun, sobre un hombre de Norkolk, Gran Bretaña, cuya esposa le permite trabajar como gigoló, con el fin de poder pagar así las cuentas.

Ciertamente la situación financiera para muchas familias en el mundo está presente con ciertas dificultades, pues muchas veces los gastos superan más que los ingresos que se reciben, sin embargo, para esta pareja dicha problemática ha tenido solución con el trabajo de Jaime Perkins, cuya esposa, April Harris, tolera gracias a que el dinero que gana permite cumplir con las obligaciones financieras que se tiene.

Perkins trabaja desde hace 30 años como gigoló, y tiene tres hijos, los cuales puede mantener gracias a los ingresos, fruto de los servicios sexuales que presta, y que complementan los salarios que gana la pareja.

Por su parte, Harris acepta que su esposo comparta el lecho con otras mujeres, algo que normalmente otras no aceptarían, teniendo en cuenta que para el servicio que el hombre presta hay un precio, el cual es de 65 dólares.

“No hay una forma más fácil o rápida de ganar dinero y se adapta a mi trabajo y a mi familia. A veces, April lucha con la atención que recibo de otras mujeres, pero sabe que, al final del día, soy todo suyo”, indicó Perkins, según cita el diario El Clarín.

Como se conocieron

La pareja se conoció en Tesco, una cadena de supermercados donde Perkins trabaja. La pareja desde el primer momento tuvo química, y Harris quedo encantada con él no solo por su forma de ser, sino por su sinceridad, pues desde el primer momento en que empezaron a salir le contó sobre su estilo de vida como gigoló.

Un trabajo desde joven

Perkins empezó a trabajar como gigoló cuando tenía 19 años. En ese entonces él trabajaba como masajista deportivo, y un par de clientes le sugirieron que podía ganar más dinero ofreciendo “servicios adicionales”.

Desde ese entonces su trabajo como gigoló ha permitido complementar sus ingresos, permitiendo cubrir los gastos, las cuentas, y costos de manutención de sus tres hijos.

Fuente
Alerta Tolima