Sin-título-76.png
Jaumer Calderon
27 Feb 2019 01:01 PM

Joven ibaguereño decidió terminar con su vida en el barrio el Jordán

Alerta
Tolima
@AlertaTolima

El suicidio tiene un nuevo rostro en la ciudad de Ibagué, un joven de tan solo 23 años quien en medio de circunstancias que aún se desconocen decidió acabar con su existencia colgándose del cuello al interior de su residencia en el barrio el Jordán, novena etapa de la capital Tolimense.

De esta reciente víctima se conoce que respondía en vida al nombre de Jaumer Calderón, quien fue encontrado en estado de suspensión por un familiar. El joven fue trasladado de urgencia hasta la USI del barrio el Jordán, pero allí los profesionales de la salud nada pudieron hacer, Jaumer había llegado sin signos vitales a este centro asistencial.

Le sugerimos leer:    Enjambre de abejas atacó a los estudiantes del Colegio Boyacá, en Ibagué

Como se dijo anteriormente, este hombre solo tenía 23 años de edad, en su perfil de Facebook sus familiares y amigos lamentan profundamente su pronta partida, sin poder entender que fue lo que sucedió para que Jaumer tomara la radical determinación de detener su existencia.

Por el momento se conoce que el CTI de la fiscalía estuvo encargado de la inspección técnica del cadáver, así como también su traslado hasta las instalaciones de Medicina Legal, donde los profesionales forenses se encargaran de determinar las causales físicas de su deceso.

Le sugerimos leer:   Abusaba de su propia hija desde que ésta tenía 4 añitos

En muchas ocasiones sucede que aquellas personas que deciden ponerle punto final a su vida se enclaustran en sí mismos, sin darle mayores detalles de sus deseos a los demás, aun así hay pequeños indicios, palabras y frases que en ocasiones esconden profundas tristezas y tendencias depresivas.

Aunque las autoridades locales, las organizaciones religiosas y fundaciones constantemente brindan apoyo a las personas con tendencias al suicidio, es el contacto uno a uno el cual podría significar la diferencia entre la vida y la muerte. Aunque la vida parezca llevarse por delante a todos, nunca está de más detenerse y escuchar a un amigo, o al contrario, dejarse oír de alguien.