El-Lobo-Feroz.jpeg
14 Feb 2019 10:06 AM

Condenado a 60 años de prisión a alias “El Lobo Feroz”

Alerta
Tolima
@AlertaTolima

La máxima sentencia que contempla el Código de Procedimiento Penal, fue impuesta en contra de Juan Carlos Sánchez Latorre quien es conocido con el alias de “El Lobo Feroz”, el cual fue hallado culpable de haber abusado sexualmente de cerca de 91 niños, según las indagaciones de la propia Fiscalía General de la Nación por lo que se convierte en un caso emblemático debido a que es uno de los pocos fallos judiciales que se presentan en su género ante este tipo de actuaciones.

El sujeto que deberá permanece recluido en centro penitenciario según determinación de un Juez de a conocimiento de Bogotá, por los delitos de acceso carnal abusivo con menor de 14 años agravado en concurso homogéneo y sucesivo, a su vez en concurso heterogéneo con actos sexuales con menor de 14 años agravado en concurso homogéneo y sucesivo, en concurso heterogéneo con pornografía con menor de  18 años.

Noticia Relacionada:  ‘Lobo Feroz’ extraditado desde Venezuela señalado por abuso sexual y pornografía infantil

Cabe mencionar que el Juez Penal del Circuito de Barranquilla en desarrollo de diligencia virtual, realizó la lectura del fallo en contra de esta persona, sustentándose en los argumentos que dejo expuesto la Fiscalía a General de la Nación en el desarrollo del Juicio Oral en contra de esta persona que permanece recluida en la cárcel la Picota de la ciudad de Bogotá.

En la decisión judicial se determina la responsabilidad directa de esta persona en los casos de abuso de 91 niños y niñas, en hechos que se presentaron en la capital del Atlántico en la última década.

Noticia Relacionada:  El “Lobo Feroz” podría quedar en libertad si no se acelera su extradición

El condenado, según información del ente acusador, constató que esta persona frecuentaba sitios como centro comerciales, sitios de esparcimiento y lugares donde las víctimas acudían con frecuencia, por lo que le facilitaba por medio de engaños, abordar a los menores, convencerlos de ir a su casa, donde los abusaba.

Lo más delicado en este proceso, fue evidenciar que el sujeto grababa sus acciones y procedía a difundirlas por sus redes sociales con personas de otro país.