IMG_20180607_071316.jpg
7 Jun 2018 07:50 AM

Abuelito murió en un atraco en la zona rural de Ibagué

Alerta
Tolima
@AlertaTolima

El caso se registró en las últimas horas en la vereda San Francisco ubicada a media hora del barrio Boquerón en el sur de Ibagué, donde tres sujetos portando armas blancas tipo machete llegaron hasta la finca Montebello, con el objetivo de cometer un atraco.

Fue así que al observar la presencia de los sujetos, el señor Isidro Gualtero de 77 años se enfrentó a los sujetos quienes lo redujeron, para llevárselo hasta un cuarto donde fue amarrado y amordazado, causando que el ciudadano de la tercera edad no pudiera respirar y falleciera por asfixia.

Le sugerimos leer:   Preocupante la situación en el Jardín Santander: cogieron otro joven con 55 papeletas de basuco

Así mismo los delincuentes arrastraron a la señora Sara Julia Meneses, esposa de Gualtero, mientras buscaban elementos de valor en toda la propiedad.

Esta redacción conoció que los sujetos finalmente se llevaron cerca de tres millones de pesos en efectivo, joyas y otros objetos.

Le sugerimos leer:  Capturado en Lérida por homicidio

Al sitio llegó personal de la Policía Metropolitana de Ibagué, quienes se encargaron de realizar las diligencias técnicas de inspección y levantamiento del cadáver, e iniciar la investigación que permita identificar y capturar a los delincuentes.

Sin embargo, la comunidad de la vereda San Francisco esta molesta con el Coronel Jorge Morales, comandante de la Policía Metropolitana de Ibagué, toda vez que estuvieron pendientes de los medios de comunicación para conocer un pronunciamiento oficial, pero el caso negativo nunca fue reportado. La comunidad siente que al oficial no le interesa reportar estos episodios que ponen en entredicho la percepción de seguridad en la capital tolimense.

Le sugerimos leer: Colectivo de mujeres en el Tolima protestarán contra el feminicidio

Así mismo, los periodistas judiciales de la ciudad se unen al malestar de la ciudadanía con éste Coronel, corroborando que al oficial no le gusta salirle a los hechos negativos y es una verdadera tortura para conocer casos de trascendencia delincuencial, por dos razones, uno porque siempre pone a los asistentes a contestar su teléfono argumentando que está en reuniones y dos porque en los audios que envía a diario a través de la oficina de prensa sólo habla de capturas de menor impacto e incautaciones de dos o tres gramos de marihuana.

Le sugerimos leer:  Delincuentes cometieron millonario caso de apartamentazo en Melgar

Hay que señalar que al Coronel sólo se le escucha la voz por más de un minuto, cuando cita a ruedas de prensa por los operativos positivos que realizan sus subalternos.