Inicio COLUMNISTAS UT a la expectativa de la acreditación institucional
UT a la expectativa de la acreditación institucional

-

UT a la expectativa de la acreditación institucional

0

El viernes anterior, en la vía de circulación interna de la Universidad del Tolima, aparecieron pendones de gran tamaño, cada 100 metros, con un texto que dice: “Universidad del Tolima, rumbo a la acreditación institucional”.

Es un indicador de la alta expectativa que los actores sociales de esta institución estatal tienen en torno al logro de la acreditación de alta calidad que hasta ahora ninguna universidad ubicada en el departamento ha conseguido; sólo 52 universidades del país lo habían alcanzado, hasta junio del 2018, entre las 288 instituciones de educación superior.

Le sugerimos leer:  Diligenciar información para 20 plataformas virtuales, una tarea poco satisfactoria

La idea en curso desde hace ya más de seis años, ha puesto en tensión, en el último semestre, a cada una de las unidades académicas y administrativas de la UT, con su personal, porque se considera que esta vez sí se logrará la acreditación de alta calidad y para ello se han cumplido reuniones de profesores y de comités de los cuales han surgido documentos de diferentes extensiones, entre ellos el último “Informe de auto-evaluación con fines de acreditación institucional (documento maestro), del 8 de noviembre pasado, de 218 páginas, avalado por el Comité de Autoevaluación que presiden el rector Ómar Mejía Patiño, el vicerrector Académico Óscar Iván Cortés Hernández y cuatro directivos más de alto nivel para efectos de la esperada acreditación.

“La Universidad ha venido desarrollando un trabajo desde hace mucho tiempo a través de todos sus estamentos, que nos llevan a la certeza de cumplir con todos los requisitos exigidos por el CNA. Brevemente resumo esos motivos que nos permiten tener esa certeza. Primero la diversidad de nuestra oferta académica en dos modalidades, la presencial y a distancia; se ofertan programas en todas las áreas del conocimiento”, dice el vicerrector académico de la Universidad, Óscar Iván Cortés Hernández.

Se cumplen las condiciones iniciales

La acreditación institucional de alta calidad implica el cumplimiento de 14 requisitos que incluyen actividades previas de autoevaluación, la exigencia de “una planta profesoral con altos niveles de cualificación”, investigación científica, seguimiento a graduados, internacionalización y “Capacidad de impactar los sectores productivo y social”.

Le sugerimos leer:  El Inem Manuel Murillo Toro y la educación diversificada

Con respecto a estos requisitos, el Consejo Nacional de Acreditación, CNA, con base en el informe de la visita de los pares realizada en abril del 2018, concluye expresamente: “Se recomienda que la Universidad del Tolima con domicilio en la ciudad de Ibagué, adelante el proceso de autoevaluación con fines de acreditación institucional e incorpore en el plan de mejoramiento las anteriores recomendaciones”, lo cual ya se ha cumplido y se espera la visita de pares que harán la denominada “evaluación externa” que se realizará los días 21, 22 y 23 de marzo.

Es un proceso de nueve pasos y aún faltan seis por cumplir, hasta el momento del reconocimiento público de la calidad institucional de la Universidad.

El informe de la evaluación de las condiciones iniciales reconoce varias fortalezas , “se destaca el evidente compromiso de la institución con la calidad que se constata en las significativas transformaciones logradas”, dice el CNA.

Fortalezas de la Universidad

Son 12 los factores los que se tienen en cuenta para la acreditación institucional de alta calidad y, al respecto, el CNA ya ha reconocido condiciones favorables que crean la firme esperanza de lograr este propósito.

Le sugerimos leer:  Más sobre el Bullying

La acreditación de alta calidad de 18 programas de pregrado y posgrado, sobre el total de 74 que ofrece la Universidad. De la planta de personal de mil 593 profesores, 314 son de tiempo completo y mil 279 catedráticos (el 80.2%); 115 docentes tienen título de doctores, 183 con título de magísteres, ocho con especialidades médicas y 12 especialistas en otras áreas.

El CNA reconoce que “La universidad cuenta con una infraestructura física y logística que satisface las necesidades derivadas del cumplimiento de sus funciones misionales. La biblioteca Rafael Parga Cortés, totalmente modernizada con la sistematización de acervos bibliográficos”.

En cuanto al ambiente organizacional, los pares del CNA constataron “un buen ambiente institucional, expresado en el trabajo en equipo, lo cual se ha convertido en el escenario fundamental para el manejo de la crisis financiera a la que se vio sometida la institución en años anteriores”.

Le sugerimos leer:   La educación en el Tolima en estos momentos

Sobre este asunto, la opinión del vicerrector académico Cortés Hernández es la siguiente: “Considero que no puede ser visto como un obstáculo. La situación financiera tiene que ser vista como una situación de mejora. Lo que está demostrado es que con las medidas adoptadas, la universidad está superando las dificultades financieras”.

Se agrega a ello que la decisión de la Corte en el sentido de negar la nulidad de la elección del rector Ómar Mejía, restablece la gobernabilidad que se estaba en entredicho transitoriamente.

Investigaciones y convenios

El CNA, al evaluar las condiciones iniciales para la acreditación de alta calidad, registra la actividad investigativa de 56 grupos de investigación que han ubicado a la Universidad en un lugar destacado en este factor misional y relaciona los 87 convenios internacionales y 14 nacionales “para soportar la movilidad entrante y saliente de profesores y estudiantes”.

Le sugerimos leer:  ¡No hay derecho!

En el informe del CNA de siete páginas, se hace la recomendación de mejorar en 8 aspectos, entre ellos el de incrementar la planta de profesores de tiempo completo, “si se tiene en cuenta que la relación actual de profesores de tiempo completo por estudiante es de 1/76”.

Se pide avanzar en el fortalecimiento de la visibilidad nacional e internacional de la Universidad, “fortalecer las acciones orientadas al mejoramiento continuo de los estudiantes en las pruebas Saber Pro”, entre otras recomendaciones.

¿Qué ganaría la Universidad con la acreditación?

“El beneficio no es sólo para la Universidad del Tolima. Porque también hay beneficios para el Tolima y para el país. Gana en la recuperación de la credibilidad. Los padres difícilmente matriculan a sus hijos en la universidad si no ven que ella se proyecta de manera seria. Ganan nuestros estudiantes porque se está garantizando la calidad académica, de nuestros programas, ganan nuestros profesores e investigadores, porque ello facilita la extensión de nuestras redes académicas de alta calidad”, dice el vicerrector Cortés .

Le sugerimos leer:  Una mirada integral sobre el desarrollo educativo en el Tolima

Es pertinente decir que el acceso a la matrícula de estudiantes, según informe de la Unidad de Admisiones, Registro y Control Académico, datos suministrados por la Oficina de Desarrollo Institucional (Nubia Bermúdez), se ha estabilizado en los dos últimos años.

La Universidad del Tolima está entre las 23 con la matrícula más alta en el país. El Sena, Uniminuto, Unad, Universidad Nacional y Universidad Cooperativa son las que tienen mayor número de estudiantes.

Le sugerimos leer:  El Síndrome de Burnout en docentes

La Universidad del Tolima, en el semestre B del 2017 tuvo una matrícula total de 19 mil 548 estudiantes y, en el mismo semestre B del 2018, llegó a 19 mil 956 estudiantes, de los cuales 8 mil 432 son de la modalidad presencial y 11 mil 524 en la modalidad a distancia, en pregrados y posgrados. La modalidad de educación a distancia que ofrece el IDEAD es la de mayor crecimiento en la matrícula al pasar de 10 mil 829 a 11 mil 524 (695 estudiantes más) en los semestres B de los años 2017 y 2018, respectivamente.

Este artículo obedece a la opinión del columnista / Reproducción autorizada por el autor

Luis Eduardo Chamorro Exsecretario de Educación. Experto y consultor en temas educativos.