Agricultores.jpg
Imagen de apoyo tomada de Internet
27 Ene 2019 12:53 PM

Agricultores de Valle de San Juan en crisis por deudas con los bancos

Alerta
Tolima
@AlertaTolima

Así lo dio a conocer Héctor Orlando Padilla, Alcalde de esta municipalidad, quien aseguró que el poco tiempo de plazo que dan las entidades bancarias a los agricultores de su región para el pago de sus deudas, impide que estos aprovechen al máximo el poder comercializar sus productos, debido a que el tiempo de cosecha de sus productos tiene una diferencia muy mínima con los plazos de pagos de sus acreencias con las entidades financieras.

El burgomaestre asegura que si bien, en el caso específico del Banco Agrario, la financiación de las deudas son a 8 meses, este proceso se interpone con el tiempo de maduración de muchos de los productos cosechados, es decir muchas de estas materias primas son comercializadas de forma inmediata, esto debido a que son las responsabilidades financieras las que impiden poder almacenarlo y comercializarlo en un momento en que el producto esté a un mejor precio.

Le sugerimos leer: Sigue aumentando la población venezolana en el Tolima

Pone como ejemplo la producción de maíz, afirmando que la cosecha de este grano, desde el momento de la siembra se da 159 días o 6 meses, es decir 2 meses antes de tener que cumplir con los pagos de los créditos en los bancos, situación que pone una barrera para poder comercializar de forma idónea este producto, obligándolos a venderlo al precio que salga al mercado, generando así una crisis que se vuelve crítica al punto de provocar en varios casos más perdidas que ganancias.

Afirma que los plazos de los bancos, como el Banco Agrario, deberá poder desde el Gobierno Nacional, brindarle una ayuda a los agricultores que se ven agotados por esta situación, señalando que es prácticamente  imposible poder solventar deudas y genera una ganancia casi al mismo tiempo con esta situación.

Le sugerimos leer: Ola de calor aun no genera desabastecimiento de agua en Alpujarra

Deja entre ver incluso las dificultades que se presentan en el momento mismo de poder solicitar un préstamo, donde las personas tienen que esperar a que el trámite sea aprobado en las oficinas centrales de Ibagué o Neiva, para que después sea devuelto para su trámite final y posteriormente su desembolso, proceso que retarda en parte ese mismo proceso de producción.

Afirma Padilla que el trato en este tipo de situaciones a los agricultores  es realmente preocupante y pone en riesgo la producción de algunos productos, debido a las demoras en los procesos financieros, así como los pocos recursos con los que se cuenta en ocasiones para la siembra que ya es acostumbrada en esta población.