IMG_20180115_062446.jpg
Fotoilustración tomada de Internet
30 Abr 2019 07:50 AM

Hombre perdió la vida luego de ser arrastrado por las aguas en el Guamo

Alerta
Tolima
@AlertaTolima

Un lamentable caso de ahogamiento se presentó en las últimas horas en el departamento del Tolima, luego que en zonas rurales del guamo, en un balneario natural, un hombre de 47 años perdió la vida luego de ser arrastrado por una fuerte corriente.

El hombre, identificado como Héctor Javier Rondón, se encontraba en compañía de otras personas disfrutando un momento de esparcimiento en un afluente hídrico conocido como la quebrada Serrezuela en la vereda Paujíl de este municipio, cuando de repente  fue arrastrado por las aguas que lo sumergieron de tal forma que no pudo volver a salir a la superficie.

Le sugerimos leer:  Incautaron 40 kilos de marihuana de alta calidad que iba hacia Fresno

Sus compañeros dieron inmediato aviso a las autoridades y al lugar llegaron varios organismos de Socorro, quienes atendieron la emergencia, iniciando las labores de búsqueda y rescate.

Desafortunadamente, el cuerpo sin vida del señor Héctor Rondón fue encontrado metros más adelante sin signos vitales.

Le sugerimos leer:  En un caso de intolerancia, conocido ganadero le disparó a otro hombre y por poco lo mata

De inmediato se dio aviso a las autoridades judiciales, quienes llegaron al lugar para adelantar las labores de inspección técnica del cadáver y su posterior levantamiento y trasladándolo hasta las instalaciones de Medicina legal, allí el personal forense continuó con los procesos relacionados con la disposición del cuerpo para entregarlo a la familia y de esta forma darle el último adiós a Hector Rendón.

El hecho es materia de investigación por parte de las autoridades, sin embargo, fue la misma policía del departamento del Tolima la que dio a conocer este caso.

Le sugerimos leer:  Dos integrantes de banda transnacional aceptaron preacuerdo con Fiscalía

Varios organismos como la Defensa Civil, los Bomberos y la misma Policía Nacional recomiendan constantemente a las personas no adentrarse en aguas desconocidas o lugares profundos, dado que las fuertes corrientes pueden jugar una mala pasada que desencadenen una tragedia.