caso Zorroza – Suarez
Foto: Archivo
14 Ene 2020 08:48 PM

Condenaron a 3 personas a 81 meses de prisión domiciliaria por el caso Zorroza - Suarez

Samuel
Barreto Bonilla
@samuelbarreto33
Los condenados estaban acusados de los delitos de falsedad en documento privado, fraude procesal y estafa.

Jaime Zorroza llegó de España a tierras tolimenses y se casó con Ana Julia Suarez, con quien inició una prospera sociedad financiera y económica que dejó altos dividendos para la pareja de esposos, sin embargo, Jaime fue acusado de falsificar la firma de su compañera sentimental para alterar el destino de sus posesiones y que estas lo beneficiaran solamente a él y no a la familia de la señora Ana Julia.

Leer también: El empresario Jaime Zorroza quedó eximido de todos los cargos

Este largo proceso judicial se remonta semanas después de la muerte de Ana Julia Suarez, cuando se conoció que la esposa de Jaime Zorroza había firmado un documento en el cual se transformaba la sociedad Zorroza – Suarez de ser una sociedad limitada a una Sociedad por Acciones Simplificadas – S.A.S.

Esto significaba que la familia de Ana Julia no iba a recibir el capital de ella tras su muerte para ser administrados por ellos, cosa que inició la disputa jurídica bajo el alegato de los Suárez que la Señora Ana Julia no estaba en las capacidades físicas ni mentales para firmar dicho documento,, iniciándose así las investigaciones en contra de Jaime Zorroza y tres de sus asesores: Éder Gómez Vanegas, Humberto Monroy Gallego y Ernesto Beltrán Quintero, por los delitos de falsedad en documento privado, fraude procesal y estafa.

Dicho proceso terminó con la absolución de los acusados por parte del Juez Octavo Penal de Conocimiento, quien en 2018 determinó que no había culpabilidad por parte de los señalados, dejándose en claro que, como lo informó Alerta Tolima en aquel entonces “no se puede concluir de manera cierta que la firma de Ana Julia, estampadas en las actas, no sean de su puño y letra (…) tampoco aparece con certeza que las mismas corresponden o fueron estampadas por uno o cualquiera de los procesados”.

También le puede interesar: Se presentó audiencia de alegatos sobre el caso de Jaime Zorroza y Landia

Lo particular de esta situación es que el togado que absolvió a Zorroza y a sus asesores fue enviando a la cárcel el pasado mes de julio del 2019 luego que la Sala Penal del Tribunal Superior de Ibagué lo condenara en primera instancia a 8 años de cárcel por el delito de prevaricato por acción en concurso homogéneo por hechos ocurridos en honda en los años 2005 y 2006 cuando él era juez promiscuo de este municipio, emitiendo 16 fallos sin tener en cuenta los requisitos de ley y favoreciendo a 32 personas con el reconocimiento a la pensión de gracia, beneficio al que no tenían derecho por ser exclusiva para maestros oficiales.

A todas estas, el proceso en contra de Zorroza revivió, pasando a la Sala Penal del Tribunal Superior de Ibagué, quien en las últimas horas fallo en segunda instancia en contra de Éder Gómez Vanegas, Humberto Monroy Gallego y Ernesto Beltrán Quintero, luego de encontrarlos culpables de los punibles de falsedad en documento privado, fraude procesal y estafa

Esta decisión se dio después que la Fiscalía 20 de la Unidad de delitos contra el patrimonio económico de Ibagué, hallara motivos de peso para iniciar las investigaciones por la falsificación de la Firma de Ana Julia Suárez.

Además: Fiscalía presentó 18 pruebas en juicio de don Jaime de Zorroza

Según las pruebas aportadas se definió que la señora Ana Julia no estaba en las capacidades para firmar ese tipo de documento en el cual se cambió la razón Social de la empresa.

Siendo así, Gómez Vanegas, Monroy Gallego y Beltrán Quintero fueron condenados a pagar 82 meses de prisión domiciliaria (6 años y siete meses y medio) por los delitos de falsedad en documento privado, fraude procesal y estafa.

Es de recordar que el protagonista principal de esta historia de amor, dinero y traiciones, Jaime Zorroza, murió el pasado mes de septiembre del 2018, razón por la cual se salvó de la justicia terrenal.