Sin-título-5.png
Foto Tomada del Q´hubo
2 Abr 2019 06:25 AM

Adulto mayor fue víctima de una terrible golpiza en un nuevo caso de intolerancia

Alerta
Tolima
@AlertaTolima

En las últimas horas se registró la denuncia de un hombre de 76 años, de profesión vigilante, el cual fue atacado brutalmente en repetidas ocasiones por dos personas de 35 y 19 años de edad y un tercero que no ha logrado ser identificado, esto en hechos sucedidos al interior del parqueadero ubicado frente al conocido bar Plaza Garibaldi, en la carrera 48 Sur número 116 - 143.

Según lo que se ha podido establecer, el vigilante identificado como Jorge Peralta le prohibió el ingreso a un hombre que había salido del lugar, esto en cumplimiento a las directrices que le habían indicado sus jefes, razón por lo cual dos de los acompañantes de a quien le prohibió el ingreso se abrían ensañado en contra de la humanidad de Jorge Perales, propinándole una multitud de golpes en todo su cuerpo.

Le sugerimos leer:  Lo asesinó mientras dormía, por robarle la moto

Los presuntos agresores fueron identificados como José Romero de 35 años y José Quevedo de 19, los cuales fueron capturados por una patrulla de infancia y adolescencia de la policía Metropolitana de Ibagué, los cuales en este momento pasaban por el lugar e ingresaron al establecimiento pensando que era un caso de hurto y detuvieron a dos sujetos, mientras que el tercero logró huir del lugar.

Le sugerimos leer:  Ejército capturó en Ibagué a un hombre señalado de ser miembro de una banda desarticulada

Don Jorge Peralta fue trasladado de inmediato hasta las instalaciones de la clínica Nuestra en el barrio Varsovia donde fue atendido por los especialistas de la salud y según reportes que se ha podido conocer sufrió fracturas en dos castillas, cuenta con una herida abierta en su cabeza y hematomas en su ojo, lesiones en su boca, politraumatismos en el resto de su cuerpo y una lesión en una de sus manos.

Le sugerimos leer:  En libertad sujeto que al parecer tenía una motocicleta robada

A pesar de Los terribles hechos y las evidencias testimoniales, las dos personas capturadas fueron puestos a disposición de la fiscalía URI de turno pero no fueron llevados ante el Palacio de Justicia, quedando pocas horas después en Libertad.