Inicio COLUMNISTAS Carlos Andrés Pérez La (in)justicia y el (revés) en Colombia
La (in)justicia y el (revés) en Colombia

-

La (in)justicia y el (revés) en Colombia

0

Cada vez que escucho una noticia de no creer sobre algún acontecimiento en Colombia, se me viene a la cabeza un dicho que oigo a menudo cuando algo fuera de lo común sucede: “este es un país de locos”

Esta frase, que difícilmente da a opinar lo que sucede, también demuestra claramente que entendemos muy bien lo que se quiere decir: lo entendemos porque pasa a menudo; no nos sorprende porque lo consideramos común y corriente; demuestra que más que un país y  sociedad normal, el nuestro es una nación de contrastes y enferma.

Un pueblo donde la (in)justicia deja salir criminales tan peligrosos como pedófilos, que alegan razones humanitarias como argumento legítimo de defensa en el (revés) colombiano, no es normal. Un país donde la misma (in)justicia les da casa por cárcel a grandes criminales, no es normal; donde los casos de corrupción pasan al olvido por vencimiento de términos, no es normal; donde los jueces exponen derechos (individuales) como primordiales en el “revés” Colombiano, sobre los derechos (colectivos) de la sociedad, no es normal; donde por robarse un jabón o un pan ordenan cárcel a una persona, no es normal. La (in)justicia en Colombia está “patas arriba”

Esto es obvio cuando a diario vemos, escuchamos y leemos noticias en donde suceden cosas  terribles que impactan a todo los ciudadanos, para luego enterarnos que en algún momento o parte del aparato de la (in)injusticia y el (revés) en Colombia, las personas que cometen el delito noticioso del momento, pasaron desapercibidos, quedando libres para cometer el mencionado crimen: 1- La muerte de una dama en el centro comercial Santa Fe a manos de su exnovio, a quien la (in)justicia Colombiana lo había dejado libre después de haber asesinado a otra mujer. 2- Un miembro del grupo de terroristas que atacaron y mataron 3 jóvenes en el centro comercial Andino y que había sido dejado en libertad un día antes del atentado por una juez de la republica porque la (in)justicia y el (revés) en Colombia así lo dictaminaron. 3- La fiscalía seccional de Medellín amenazando con no expedir más ordenes de captura para delincuentes puesto que ya no hay espacio en los centros de retención temporal. 4- Donde el INPEC ya no acoge más imputados ya que las cárceles están llenas. 5- Donde la policía acusa a los jueces de dejar libres a criminales que con tanto esmero fueron capturados por ellos y que fácilmente salen libres después de una audiencia.

El colmo de la (in)justicia y el (revés) en Colombia se dio hace unos días cuando el propio hombre encargado de la lucha contra la corrupción fue capturado por ser un corrupto más que administran (in)justicia en este país y dan catedra del (revés) en Colombia. No logra uno imaginar cómo puede esto suceder en un país “normal” como el nuestro: como en un país democrático se puede entender que altos funcionario del gobierno puedan escapar castigos justos que vayan de acuerdo a los delitos cometidos; como es que la gente sabiendo esto sigue votando por los mismos; como es que las mentiras y verdades se equiparan al mismo nivel; como es que se descubren los actos más cobardes y aberrantes contra la sociedad y nunca pasa nada.

La verdad es que ya nos acostumbramos a que ocurran muchas cosas y al mismo tiempo no pasa nada. Que nuestro país es un país sin memoria. Que la libertad no es plena. Que no somos un país normal. Que aquí la justicia es “injusta” y que las leyes que nos dan el derecho están “al revés.”

Le puede interesar: