Inicio COLUMNISTAS Jaramillo y la bolsa de Petro
Jaramillo y la bolsa de Petro

-

Jaramillo y la bolsa de Petro

0

La semana pasada salió publicada la última encuesta de favorabilidad de mandatarios regionales elaborada por el Centro Nacional de Consultoría. En ella el Alcalde de Ibagué se ubicó como el quinto peor alcalde del país con una imagen desfavorable del 57%, ratificando que esta administración sigue sin dar pie con bola.

Definitivamente los constantes escándalos de corrupción, las amenazas a los medios de comunicación, a los gremios económicos y sobre todo su actitud desobligante frente a los ciudadanos de la Capital Musical le pasan nuevamente factura a este alcalde, que más bien pareciera viviera en la dimensión desconocida imaginándose un mundo de fantasía y ciencia ficción.

Le sugerimos leer: Duque al 110%

Si este alcalde no desacreditara de manera tan notoria la opinión de los ciudadanos, y la escuchara, tal vez podría comprender qué sienten y qué necesitan. Quizás podría comprender que lo que él se imagina y piensa no es necesariamente lo que los ciudadanos desean. Y es que es de público conocimiento y ratificado por los que lo han tratado con alguna cercanía, que Jaramillo no escucha a nadie.

Lastimosamente, que el Alcalde no quiera escuchar a los ciudadanos, ni a nadie no solo lo afecta a él, su arrogancia y terquedad no ha permitido que la ciudad pueda avanzar de la manera que debería, y que en los 3 años de su administración, Ibagué siga en los primeros puestos de desempleo a nivel nacional, los escenarios de los frustrados Juegos Deportivos Nacionales sigan sin ser terminados, la movilidad haya empeorado, el Ibal se encuentre endeudado hasta el tope, por mencionar solo algunos temas.

Le sugerimos leer: La fuerza de 300

Y aunque el Alcalde quiera sacar pecho por la presentación de algunas obras, como asfaltar una calle o hacer un parque (obras que por cierto, también hicieron sus antecesores sin tanta alharaca) O algún éxito en algún programa social (programas heredados o liderados por el Gobierno Nacional), podemos decirle al señor Alcalde de Ibagué, que Ibagué esperaba mucho más.

Presumir que es un mérito cumplir con sus deberes, definitivamente no habla nada bien de un alcalde y mucho menos cuando se está tan desconectado de la realidad propia de la ciudad que precede, como es el caso de la Ciudad Musical.

Le sugerimos leer: Gimnasio Militar de Melgar sigue siendo el mejor entre colegios oficiales del Tolima

Afortunadamente el otro año en el mes octubre los ibaguereños tendremos la posibilidad de escoger nuevamente alcalde, y esa tiene que ser la oportunidad para cambiar el rumbo de una ciudad que ha padecido la corrupción e incompetencia de las últimas administraciones.

Le sugerimos leer:  El renacer de las Mipymes

Saque de Banda:

A propósito del escabroso video de Petro que se conoció la semana anterior y el hecho de que una vez más quedó en evidencia la cercanía de Jaramillo con Petro cuando la Gerente de la campaña presidencial del mismo Petro resultó siendo contratista de la Alcaldía de Ibagué, para cuándo tendrá previsto Jaramillo aclarar la finaciación de su campaña a la alcaldía.

Que no vaya a creer que ya nos olvidamos de esa ‘patinada’ con las cifras. Que si gastó 80 millones o 200, o más o menos. En fin, estamos atentos…

Este artículo obedece a la opinión del columnista / Reproduccion autorizada por el autor

Ricardo Ferro Abogado, especialista en Derecho Público, que cuenta con dos maestrías, una en Urbanismo y Ordenamiento Territorial y otra en Ciencia Política.